Daily

Bali, isla de Dioses

By April 20, 2017 2 Comments

Con las pilas recargadas tras el pequeño break de civilización en Kuala Lumpur, sellamos nuestro pasaporte para dar paso a nuestra segunda gran etapa de esta aventura, Indonesia.

Ya hace casi 2 meses, cuando empecé a organizar este viaje por el lejano sudeste asiático; sin duda, mi primera chincheta fue clavada en este país, en concreto en Bali. Bali es uno de esos sitios que desde pequeño tenía en mente, sin saber realmente ni dónde estaba. Era aquel lejano lugar paradisiaco, y al mismo momento inaccesible, que en un futuro podría alcanzar. Por poner un ejemplo, creo que podría compararlo al mismo sentimiento que aflora cuando con 6 años sueñas con ir a Disney World, o ahora, con hacer una expedición por el polo norte. Podrías hacerlo pero, evidentemente, no es como irte a Sierra Nevada. Pues bien, ahora me encuentro en una hamaca rodeado de palmeras escribiendo esto con un increíble atardecer de fondo desde Balangan Beach, Bali.

Objetivo cumplido.

Al mismo tiempo escucho una sesión llamada Lluvia Blanca – Nu. 2 horas de electrónicos sonidos étnicos que encaja con mi pieza visual a la perfección y hace erizar mis bellos constantemente. Que se pare el tiempo ahora mismo, por favor.

Bali es también conocida como la isla de los dioses. Isla y provincia al mismo tiempo obtuvo su fama mundial por sus magníficos templos, la cultura de sus gentes, sus playas tropicales, increíbles paisajes de junglas y manantiales y, sobre todo, es uno de los destinos preferidos para los amantes del surf.

Dato: Bali se diferencia del resto de Indonesia también por su población local. Indonesia es un país practicante del islam. En cambio, dentro de esta isla, se practica el “hinduismo balinés” convirtiéndola en el lugar del mundo en el que el hinduismo tiene más fuerza por volumen de población. Un 93% de la población balinesa es practicante de esta religión, mientras que en India un 80%.

Esta exótica combinación hace que este lugar sea tan especial y, por ese mismo motivo, aquí echaré raíces y formaré parte de la isla durante más de 1 mes.

Dato: Como he dicho, en Bali estaré alrededor de un mes. Paloma, desgraciadamente, me abandona en 10 días; luego me quedaré solo otros tantos y, aunque parezca mentira, mi padre se suma a mi viaje y es con él, con quien pasaré el resto de la aventurita.

Voy a tener tiempo de sobra para explorar la isla y reunir la mejor de la información, así que no voy a engañaros y rellenar espacio con mierdas que no sé! Por este motivo, no voy a entrar en mucho detalle en este post; aquí encontrarás:

  • Guía básica de la isla de Bali: Por si como nosotros, no has hecho los deberes y no te ubicas en la isla de primeras.
  • Cómo ir de Lombok a Bali y viceversa.
  • Moverse en Bali.
  • Anécdotas y otros datos de interés.

Si bien estos son los sentimientos que la isla me provoca ahora, justo cuando llegué fueron muy contrarios. Agarraos porque otra vez más el trayecto para venir hacia este lugar fue muy movidito, de hecho, el más movido hasta ahora en mi vida.

Anécdota: Aterrizamos en Lombok tras 3:30 horas de vuelo desde KL. Ya de primeras, no nos habían hablado bien de dicha ciudad, pero quién sabe, prefiero ver las cosas por mí mismo, a dejarme guiar por las opiniones de los demás. Pues bien, nada más llegar al aeropuerto a las 7:30 de la tarde y sin tener absolutamente nada organizado, preguntamos cómo cruzar de esta isla a Bali, que era lo único que teníamos medio claro. Evidentemente, no había línea de metro y nos indicaron que deberíamos coger un taxi de 1 hora hacia el puerto de Lombok; desde allí un ferry a Bali y luego decidir dónde quedarnos. Todo esto nos lo explicaron con cara de asombro, como si de ir a Bielorrusia se tratase. En el taxi llamé a mi amigo Carlos Baca (@backdoormlg ) , quien había vivido en la isla en varias ocasiones y nos dio las claves básicas de la isla. Él puso nombre a nuestro primer destino en la isla (Uluwatu) y buscó dónde alojarnos. Desde aquí, mil millones de gracias! Llegamos al puerto de Lembar, donde nos esperaba nuestro querido ferry hacia Bali. ¿Conocéis la perla negra? pues era igual, pero versión montacargas ¿y sabéis cuánto tardaríamos en cruzar los 70 km que separan a Bali de Lombok? 5 horas! Al entrar en ese tenebroso puerto, unos hombres de sonrisa poco fiable nos indicaron dónde estaba el tan tenebroso barco. Bien, estamos aquí, no lo hemos perdido. Subimos a la zona de butacas y ¡sorpresa! 50 oscuras personillas (con pinta de traficantes de camellos) mirándonos fijamente con cara de caramelitos. Paloma y yo, miramos a nuestro alrededor buscando algún occidental cómplice que nos explicase tal situación. Íbamos a Bali, debería haber alguno… Pues NO! En cuestión de 1 minuto estábamos rodeados de las 50 personillas las cuáles a gritos y tirones de brazos querían vendernos hasta sus empastes. Pensad en la situación e imaginad la cara de pánico que teníamos pintada… ¿Pero, pero, qué jodida broma es esta? La cara de pánico fue a más cuando una de estas personillas grito “THIS BOAT IS NOT GOING TO BALI” (este barco no va hacia Bali) y en estruendoso coro empezaron a reírse todos, pero a reírse mucho, el barco ya estaba en marcha. Adiós mamá, adiós papa, estoy en un barco de mercancías, creo que me acaban de desvalijar y no sé hacia donde estoy yendo.

Corrimos de lado a lado sin creernos lo que pasaba hasta que de forma iluminada, apareció el capitán, quien puso calma a la situación y con mirada a nuestros queridos compañeros, nos dijo que sí íbamos hacia Bali y nos acopló en nuestros asientos. Las personillas desaparecieron y en cuestión de segundos estaban todos durmiendo tirados en el suelo. Nosotros suspiramos tras haber despertado de nuestra pesadilla y echamos una mirada a nuestras nuevas e impuestas adquisiciones. Sin darnos cuenta teníamos: botellas de litro de agua, patatas fritas, cafés solubles, sobres de té, bolsas con arroz, otras con noodles… y extrañas cosas envueltas en hojas de banano. ¿Nuestras carteras? A la mitad. Yo aproveché el tiempo para actualizar esto un poco, pero Paloma estuvo las 5 horas mirando tiesa y agarrotada las enormes cucarachas que circulaban libremente por la zona.

La historia no acaba aquí. 3:00 de la mañana, llegamos a un puerto de Bali (no teníamos ni idea de dónde estábamos). Lo único que sabíamos es que debíamos buscar un taxi e ir hasta Uluwatu. De nuevo, 2 caramelitos andando por un lúgubre puerto donde no había parada de taxi, ni hoteles, ni cafeterías, ni nada de nada. Al fondo, bajo una farolilla, un grupo de personas con parecido a los Daltons cuchicheaba entre ellos y nos propusieron acercarnos a nuestro destino, que por cierto, estaba a 2 horas de camino. Dentro de lo peor, escogimos lo malo, nuestro “taxista” se despidió de sus amigos con otra jodida sonrisa cómplice y pisó acelerador. El coche y su conductor olían a destilería de whisky. Él, muy serio, no nos dirigía la palabra. Otra vez con cara de susto y sin hablar, cada uno empezó a hacer sus quehaceres. Con un ojo en la ruta que marcaba maps, yo buscaba números de la policía de Bali; Paloma planeaba cómo estrangular al conductor con el cinturón de seguridad, en el caso de que éste se desviase de la ruta e intentase despedazarnos. La situación al final nos la tomamos a carcajadas y al final pecamos de mal pensados. El hombre parecía el matón de algún cartel indonesio pero, tras el agitado viaje, llegamos a Buffalo Surf House sanos y salvos!

Dato: Quedaros con la introducción, a la mañana siguiente despertamos a golpes de monos en Buffalo Surf House* y la historia dio un completo giro. A día de hoy, no he tenido ni un solo problema con los majos y amabilísimos balineses.

*Buffalo Surf House, el precioso hostal que me recomendó Baca. Éste se sitúa en la ladera de un acantilado y está a escasos metros de la playa. Si practicas surf y quieres despertarte e ir con tu tabla directamente al agua, este es tu sitio.

Cómo ir de Lombok a Bali y viceversa

Si no quieres tardar 7 horas en cruzar 70 kilómetros, no quieres que te vendan 40 motos rotas y no quieres tener que planear el asesinato de tu taxista borracho. Atento!

Después de varios días aquí, aprendí que moverse entre estas 2 islas es muy sencillo; sólo hay dos opciones: en avión o en ferry.

Vuelos Bali – Lombok, Lombok – Bali

Sin duda, la mejor opción. Entre estas 2 islas operan varias compañías low cost diariamente e incluso cada hora, como si de un bus se tratase. El precio ronda los 21€ y el trayecto es de tan solo 25 minutos. Los vuelos serán desde Denpasar (Aeropuerto Internacional Ngurah Rai)  a Lombok International Airport y viceversa. Para buscar tu vuelo pincha aquí

La siguiente opción será por mar.

Ferry de Bali – Lombok , Lombok – Bali

Existen 2 tipos de ferry:

Ferry Público: Este es el que cogimos Paloma y yo, y es aquí, donde comenzó nuestro ajetreado viaje!! Aunque es la opción más barata, desde mi punto de vista, no es nada recomendable. Si pasas de mi consejo y te embarcas en esta aventura:

Horario: Cada hora desde Padangbai (Bali) o desde el puerto de Lembar (Lombok).
Precio: 40.000 Rupias (2,80€) por adulto, 25.000 Niños.
Duración: 4-5 horas

Dato: Lo único bueno que le veo a esta opción es que por un precio extra, te permiten transportar de una isla a otra tu bicicleta, motocicleta o coche.

Para más información pulse aquí.

Fast Boat: La opción más famosa. En ambas islas podrás encontrar numerosas agencias de viajes que trabajan esta ruta. Esta ruta está disponible desde diversos puntos de las islas y la duración es de 40min – 1:30h dependiendo de dónde salgas y adónde vayas.

Precio: 400.000 – 700.000 Rupias (30 – 50€), dependiendo del horario.

Más info y reserva de tickets aquí.

Consejo: A no ser que quieras embarcar la moto, mi súper consejo es que vayas en avión. Estos rondan los 20€ y ambos aeropuertos se encuentran cerca de las principales áreas de cada isla. Piensa que si coges el ferry público tendrás que sumar una importante cantidad de dinero para llegar a Padangbai o a Lembak, por lo que al final, puede que te salga más caro el collar que el perro.

Por otro lado, el precio del fast boat es bastante elevado. Aunque normalmente te incluyen un traslado hasta los principales destinos de ambas islas, sigo viendo mejor opción volar.

Otro súper consejo: Aunque no de una forma muy legal

¡En Bali existe Uber! Esta es la opción más económica, segura y fiable para moverte en la isla. Intenta no quedar con ellos en zonas donde se encuentren taxistas locales.

Guía básica de Bali, reconocimiento de la isla

Como ya he dicho, Paloma y yo llegamos a la isla sin tener la menor idea de ésta. No habíamos mirado, ni reservado absolutamente nada. En mente teníamos una isla pequeñita a la que nada más llegar, iríamos al centro y listo; pues no! Bali es, aproximadamente, del tamaño de Málaga y tiene diversas zonas muy interesantes. Así que si te sientes perdido al llegar y te preguntas ¿y ahora, a dónde cojones voy? Bienvenido a mi club. Pero tranquilo, tengo la solución.

La isla de Bali es muy turística, aun así, ésta conserva su encanto y en ella podrás encontrar una perfecta armonía entre lo turístico y lo salvaje y tradicional. Si vienes de Tailandia, esto no tiene nada que ver con ello. Esto quiere decir que no hace falta que te vayas a mitad de la jungla o a un recóndito poblado de la isla para poder captar y disfrutar su esencia. Así que partamos de una base. Si quieres tú, contigo mismo, profundizar en la isla y alejarte mucho del turismo, directamente ve a algún poblado del norte, centro u oeste de la isla. Si quieres lo anterior, pero también quieres algo de civilización a mano, sin pensarlo, dirígete hacia el sur (entonado con voz de Google Maps).

Aunque me encante la selva y jugar al último superviviente, no vine a Bali en ese plan. Me gusta mucho más cenar en un sitio bonito y poder beberme un vodka con tónica en algún lugar con gente y música de fondo. Pregunté e investigué por un sitio que tuviese ambas cosas y di con lo mejorcito de la isla; Uluwatu y  Pecatu (Bukit) !

Resumen: Si quieres vivir algo más profundo, salvaje, zonas completamente locales y no encontrarte con ni un rosto turista occidental, tu zona será el norte, oeste o centro de la isla. Si buscas algo intermedio, natural, local y salvaje con cafeterías, escuelas de surf, restaurantes y más vida, tu zona será el sur.

Nosotros elegimos el sur, en concreto, la zona de Uluwatu y Pecatu, que se encuentra dentro de Bukit (la peninsulita del sur); pero hay varias opciones por el sur de la isla. A continuación, una breve descripción de las zonas que, en mi opinión, son de interés del sur de la isla.

Bukit

Bukit es una pequeña península situada en el sur de Bali, es el lugar preferido para los surfistas y uno de los destinos más visitados. En mi opinión, cuenta con las mejores playas de la isla, aparte de ser uno de los sitios con más encanto.

En esta península podemos encontrar varias zonas:

Pecatu (Uluwatu): Esta área se encuentra en el occidente de la península y es mi zona preferida de toda la isla de Bali. Es donde he pasado y pasaré la mayor parte del tiempo, donde echaré raíces. Carreteras laberínticas que cruzan por exóticos verdes paisajes para llevarte a las mejores playas, enormes acantilados y templos. Por el camino minúsculas zonas urbanas con restaurantes muy “cuquis”, tiendas surferas y, como en el anuncio de la radio, gente joven, gente guapa, gente cool. En esta área se encuentra el famoso templo de Pura Luhur Uluwatu y es por eso que mucha gente llama también a esta zona Uluwatu.

Jimbaran: Otra buena opción dentro de la península es la zona de Jimbaran, situado al norte de Pecatu; aunque por su cercanía a Kuta, ésta tiene un espíritu más de resort. La zona cuenta con menos oferta gastronómica y de ocio y, en mi opinión, no tiene esa magia que tiene Pecatu. Allí se encuentra la famosa playa de Jimbaran, es aquí donde hacen el fish night market. Si estás por Bukit, guarda una cena en este lugar.

Nusa Dua: Se encuentra en el este de la península de Bukit. Si buscas un macro resort de pulsera estilo Riviera Maya, donde no salir de él en todas tus vacaciones, en esta zona podrás encontrar los mayores de toda la isla. Aquí se encuentra Nusa Dua Beach, una hermosa playa de curiosa arena en forma de bolitas y agua cristalina. Pero cuidado, en algunas partes de ésta, tu acceso no estará permitido a no ser que te alojes en el resort que le pertenece.

Si quieres conocer mas datos de la zona visita: Atrapado en Uluwatu, Bali.

Kuta

Kuta es la primera zona en desarrollarse de Bali, es su “capital”. Es el mayor núcleo urbano donde encontrarás grandes almacenes, concesionarios, Mc Donalds y KFC (puag); todo esto acompañado de atascos, dj claxon y un estupendo olor a tubo de escape. No la recomiendo para nada porque, además, la estética y la belleza en esta ciudad aquí desde luego no se repartió. “Kuta is so noisy”.

En esta zona podemos encontrar puntos costeros donde la cosa cambia un poco.

Seminyak: Seminyak es la zona turística más importante de Bali (hablando en el sentido económico). Se encuentra en la playa de Kuta y su comparación más cercana podría ser una mezcla entre Marbella y Benidorm. Esta zona súper fancy, conquistada por australianos, es la ideal para aquellos que buscan vivir más de noche que de día. En sus calles encontrarás infinidad de pubs, restaurantes, tiendas y hoteles a lo Marina Botafoc, Ibiza.

Dato: Aunque no te alojes en este lugar, no dudes en visitarlo algún día. Si necesitas desconexión de lo salvaje, en esta zona podrás sentarte en un Starbucks, comprarte algún gorrito en H&M o tomarte una copa en el fancy Potato Head Beach Club.

Si te gusta la electrónica, en Jenja Club Seminyak cerramos noche a las 7:00 de la mañana tras una increíble sesión de Ben Klock y Kollektive Turmstrasse; atentos a https://www.residentadvisor.net/

Canggu: ¿Conocéis Tarifa? Pues este pueblecito tan cool me recordó muchísimo a ésta. Destino en auge, con ambiente surfer-hypster, buena energía y muy ecológico. Playas de arena negra seguidas por extensos campos verdes. Situado tras la zona de Seminyak, este pueblecito cuenta con varias pequeñas calles repletas de tiendas y restaurantes de muy buen gusto. Zona relevante para surferos y es aquí donde se encuentra el conocido Tanah Lot Temple. Muy buena opción!

Para saber más de la zona visita: Canggu Avenue o Street art in Canggu

Ubud

Ubud realmente se encuentra en la zona centro de la isla, es otra buena opción para empezar tu ruta por aquí. Es uno de los lugares más culturales y espirituales de la isla, representa al 100% la cultura balinesa: infinitud de templos de gran relevancia, enormes salvajes praderas y terrazas de arroz. Es el sitio ideal para desconectar y descansar. Ubud es religión, arte, yoga, spas, restaurantes ecológicos, etc.

Dato: Si te gusta el arte, en Ubud se concentran las mayores galerías y museos de Indonesia.

Si tuviese que elegir un sitio en el mundo donde retirarme y recuperar 5 años de salud y vida, sin duda, iría a Ubud. Simplemente mágico.

Si quieres conocer más sobre Ubud, visita: Ubud, capital de templos.

Moverse en Bali

Para desplazarte por la isla y conocer todos estos sitios, te propongo 2 opciones:

Uber: En la isla Uber no está permitido pero se utiliza. Es la opción más segura, económica y fiable de desplazarte por la isla. Descárgate la app, fíjate en el precio y queda con el conductor en un sitio no muy concurrido. Si aparece en algún lugar donde hay taxistas locales podría haber problemas. Si los locales te preguntan, te viene a recoger un taxi del hotel.

Moto: Desplazarse en motocicleta por la isla es la otra opción. Los locales lo hacen, y aunque las distancias sean largas, las carreteras están hechas para ellas. Por 50.000 Rupias (3,5€) al día podrás alquilar una en cualquier punto de la isla.

¡Cuidado!: En Bali no te pondrán ningún problema para alquilar la moto, pero ten mucho cuidado con la policía, como si de una caza de bruja se tratase, estos no dudarán en parar a cualquier occidental para preguntarle por su licencia internacional de conducir. Por este motivo, asegúrate de traer tu licencia internacional de conducir. Si como el resto de los mortales, ésta no viene contigo, te tocará jugar al soborno. No lleves nunca más de 50.000 Rupias visibles en tu cartera, esconde el resto del dinero y, en caso de que te paren, todo se soluciona con ese billete azul.

Ya sólo queda disfrutar y descubrir esta mágica isla.

Pensaréis ¿Cómo sabe éste tanto si tan sólo lleva unos días? Al principio del post llevaba un par de días, pero este párrafo esta siendo escrito cuando llevo ya 2 semanas en la isla y he visitado ya bastantes lugares. Mi dulce Paloma incluso ya no está conmigo. Las cosas de palacio van despacio y, como quiero que tengáis la mejor información, decidí esperar para lanzar éste una vez empapado de la energía y sabiduría de esta mágica isla. Aquí va el primer de los muchos post que compartiré sobre mis aventuras en Bali. Un lugar que cada día me sorprende de manera diferente.

XXX

Luis Félix Loaz

Continua leyendo en: Atrapado en Uluwatu, Bali

Atrapado en Uluwatu (Bukit), Bali

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply

Categories

contact@dailyloaz.com