Travel

Ponte el tubo en Ko Tao

By March 5, 2017 3 Comments

Tailandia tiene un problema y es que, cada lugar que visitas, te atrapa intensamente y no te deja avanzar. Si como yo, llevabas un itinerario organizado al milímetro, olvídate de él; a estas alturas yo ya llevo 8 días de retraso. Ko Phangan ha sido un claro ejemplo: sus fiestas, sus dolores de cabeza, sus playas y su vibrante energía no nos dejaban escapar hasta que un lúcido día, misteriosamente, nos vimos embarcados y surcando aguas cristalinas destino Ko Tao.

Cuando la pequeña isla empezó a dejarse ver, supimos al momento que nos acercábamos a algo muy diferente. Podían verse extensos bosques vírgenes de palmeras y calitas sin resorts y, a lo lejos, una pequeña área urbana donde se acumulaba todo lo humano; el resto VERDE. Ko Tao (Isla Tortuga) es una pequeña isla de tan sólo 21km2 de extensión que pertenece a la provincia de Surat Thani. Esta isla es uno de los lugares más populares del mundo entre los submarinistas debido a sus aguas cristalinas, el gran número de especies submarinas y arrecifes de coral. Así que si estas de camino, ponte el tubo o carga la bombona en Ko Tao.

Si bien en Ko Phangan dije (aunque al final no cumpliese) no iba a entrar en mucho detalle ya que viví más de noche que de día, en Tao os contaré todo! Íbamos para 3 días y al final nos pasamos, nos pasamos mucho, y a la mierda el itinerario. Los 3 días se convirtieron en 1 semana, así que conozco la isla mejor que el Cerrado de Calderón (mi precioso lugar de origen).

Un viernes por la tarde sin hotel, ni conocimiento de la isla, llegamos a Ko Tao. Desorientados anduvimos por la calle del muelle donde centenares de personas ofrecían con insistencia todo lo que pensábamos estar buscando. Rápidamente dimos con una chica gallega residente en la isla desde hacía varios años. Olvídate de todo lo que te digan y escúchame porque en 5 minutos ella nos mostró todo lo que debes saber.

Dato: Si como nosotros estuviste buscando alojamiento por internet y los precios y los constantes anuncios de “sólo queda un 3% de ocupación disponible” te agobiaron, olvídate, ya que la mayor parte de los hostel y guesthouses de la isla parecen tenerle alergia a la red y, por lo tanto, no aparecen. Plántate allí y busca directamente.

Curiosidad: Se ve que a los españoles nos queda algo de espíritu colonizador, ya que la isla parece un tablao flamenco de Barbate. Las principales escuelas de buceo tienen nombres como La Bombona Diving, DPM Diving (De Puta Madre, para los pocos avispados). Encontrarás carteles anunciando la famosa cocina de Iñaki, escucharás a jóvenes parejas discutir sobre si abortar o no por la calle principal (vaya marrón) e incluso en la zona más turística, podrás encontrar paella.

Ko Tao: Reconocimiento por zonas y playas

Como os comenté, la chica gallega nos dio las claves fundamentales de la isla. Creo que puede resultar un poco aburrido contarte ordenadamente mi día a día, así que mis siete días a la lavadora y relataré un resumen de estos dividido por zonas en la cual remarcaré las mejores playas. Compartir es vivir así que aquí van:

La isla es muy pequeña y se divide en norte, sur, este y oeste; pues bien, de estas cuatro partes olvida el norte y el este porque es completamente verde, ni tan siquiera una carretera. Las playas son acantiladas y tan solo podrás ir a un par de ellas de difícil acceso. La isla se concentra en el oeste (zona de Sairee Beach y Mae Haad Bay) y el sur (Zona de Chalok Baan Kao Bay). Es fácil moverse por estas zonas, así que por una vez, si no eres muy flojo, olvídate de alquilar moto y a quemar la sobredosis de hidratos. La zona oeste es más urbana y turística. Por la noche encontrarás mercadillos, numerosos restaurantes y sitios para salir de fiesta. El sur, sin embargo, es mucho más tranquilo, más idílico, local y, en mi opinión, cuenta con las mejores playas de la isla.

Ko Tao Sur

Dicho esto, nada más salir del muelle en Mae Haad Bay continúa recto por la calle de La Bombona Diving. Si quieres alquilar moto, alquílala en esta calle en algún sitio donde garanticen no cobrarte por arañazos en caso de caídas*. Si tienes hambre, a la derecha, encontrarás Bam Bam Thai Restaurant, apúntalo! Precios y platos espectaculares. Al final de la calle, la decisión es tuya. Si quieres más turístico, gira a la izquierda (oeste); si buscas algo más tranquilo, tira a la derecha (sur). Nosotros escogimos derecha. En esta calle encontrarás multitud de hostel y guesthouse. Ve preguntando por precio y plántate en la que más coraje te dé. Transporte y alojamiento listo, ya sólo queda disfrutar de la isla.

Ojo: Las carreteras de la isla no brillan por su asfaltado: cuesta + curva + arena de la playa + toque de freno = aterrizaje en el suelo y toda la moto rayada.

Dato: Nosotros nos alojamos pasado el primer 7-Eleven. La zona es muy cómoda ya que tienes todo a mano. Justo enfrente teníamos Koh Tao Buffet BBQ, donde cenamos la tradicional bbq y, posteriormente, fuimos hasta Bar Cabana Marley en Chalot Bay donde tranquilamente nos tomamos una antes de dormir.

Al día siguiente, me separé de la manada. Me considero bastante independiente y de vez en cuando necesito perderme un rato yo solo. Madrugué y me fui a buscar alguna playa donde tumbarme al sol y actualizar el blog con un coco en mano. Fui a Chalot Bay que por la noche me había parecido el sitio perfecto, sin embargo, por el día el agua no es tan cristalina y su fondo es un tanto pantanoso (días mas tardes fui y, sospechosamente, desperté con una pequeña conjuntivitis). No me conformé con esa playa y tiré orilla hacia adelante donde tras escalar unas rocas me encontré con una de mis playas preferida: Freedom Beach

Freedom Beach

Situada pasada la bahía de Chalot Bay, es una pequeña cala de agua cristalina en la que encontrarás Freedom Restaurant (precios un poco altos). Aquí es donde me tomé mi esperado coco y aproveché para actualizar un poco esto. La playa es perfecta, no hay demasiada gente, arena de coral e ideal para hacer snorkel.

Como ya dije, sitúo a Freedom Beach en mi top 3 de la isla; además, aquí es donde tuve mi primer encuentro con el fantástico mundo marino. Puedes leer más en mi post “Snorkel en Ko Tao”.

Cómo llegar: O bien llegando al final de Chalot Bay y cruzando las rocas (de esta forma, encima, evitarás pagar) o siguiendo la carretera principal dirección High Bar (donde pasar un rato de noche y fumarte uno de esos verdes si quieres).

Al terminar, marchamos caminando a casa, ducha y atención ¡porque descubrimos uno de los mejores sitios en los que he comido en todo el viaje! Yang Restaurant: Comida batallera ideal para finalizar un intenso día de caminatas, buceo y sol. Comida tailandesa y occidental, ambiente de amigos, precios de risa y platos tamaño menú XXL americano. Lo mejor, el pescado y el “cordon Blue con patatas fritas y ensalada”. Desde que lo descubrimos nadie volvió a dormir ligerito por la noche.

Shark Bay

Amanece un nuevo día y yo con mi nueva práctica me fui solo en búsqueda de tan famosa playa mientras el resto se despertaba. Shark Bay es una playa de aguas turquesas donde se encuentra uno de los resorts más lujosos de la isla, The Haad Tien. El nombre de esta playa se debe a que por la mañana, si no hay muchos barcos y gente, podrás ver tiburones de coral y tortugas marinas. Personalmente, yo no vi nada ya que el agua a pesar de su irradiante color turquesa, ésta no era cristalina del todo. Aun así merece la pena, acércate y pídete algún caprichito en el beach bar de tal lujoso hotel. En toda la playa hay wifi, está muy bien cuidada y la entrada al resort es accesible a todos por sólo 100 Bath.

Dato: Es una mierda tener que pagar por entrar en las playas, lo sé. La playa es de todos pero en Ko Tao no funciona así. No des más vueltas porque en las mejores playas se paga!

Cómo llegar: Dirígete hacia el sur de Chalot Bay y busca el resort The Haad Tien, ahí lo encontrarás, no tiene pérdida.

Por la noche, repetimos en Yang Restaurant (te juro que después de casi un mes comiendo Tai, un plato combinado es gloria) y después decidimos dejarnos ver por la noche, para no perder la costumbre. Luego os cuento la nochecita.

Tras la nochecita nos despertamos a las mil. Soy de esas personas que no tienen ningún tipo de cargo de conciencia al no haber aprovechado la mañana; en definitiva, lo importante de la vida es saber disfrutarla y aprovecharla y eso se puede hacer tanto de día, como de noche. Como en esta ocasión aprovechamos la noche anterior, nos dirigimos a la playa más cercana, “Chalot Bay”, donde aprendimos una cosa muy sabia.

Consejo de vida o muerte: Nunca te tumbes bajo una palmera! Eran las 5 de la tarde cuando chapoteando tranquilamente en el agua escuchamos un estruendoso sonido, 5 cocos cayeron desde una altura de 10 metros rodeando (por suerte) la toalla de un señor alemán. Si la cara de este caballero era color rojo gamba, en cuestión de un segundo pasó a blanco niña de la curva. Muy dura tienes que tener la cabeza para sobrevivir a tal porrazo.

El día no podía acabar aquí sin que la gran Minerva nos iluminase con otro sabio y personal consejo. Samuelina llevaba unos días medio enferma. La resaca y el “escandacoco” suceso colmaron su vaso y abandonó el grupo repentinamente con la siguiente GRAN frase: “Me voy de aquí. Me voy a hacer las cejas, las uñas y un tatuaje porque, cuando una está enferma, una tiene que cuidarse”. AMÉN!

Aow Leuk bay

No lo hagas! O si lo haces, esta vez sí que alquila una moto. Para llegar a esta playa, tendrás que subir una gran cuesta para luego bajar otra peor; la cosa se complica cuando es la 1 de la tarde y decides ir andando a 35 grados en sombra. Más se complica si decides hacer caso a Google Maps y éste te lleva equívocamente a 2 km de tu destino. ¿Sabéis cómo estaban nuestros bigotes tras tan agradable paseo? Sudados y muy mojados.

Recompensa: Una playa no del todo limpia donde tendrás que pagar 100bath, pero con un espectacular fondo marino repleto de coral.

Ojo: Sólo espero que no seas de aquellos que deja la lata de coca-cola a orilla de la playa o en cualquier sitio que no sea una jodida papelera. Carta de ántrax para quien no lo haga!

Dato: Google Maps no funciona del todo bien en algunos lugares de Tailandia, sobretodo, en pequeñas islas y pueblos. Descarga Maps.me y utilízalo en su lugar.

Aunque la caminata fue dura, yo me reía constantemente ante tal desafortunada situación. Diferente fue al caer la noche que, lamentablemente, nos tocó despedirnos de Alex y Minerva que ya ponían camino de vuelta a casa. Por supuesto, no entoné un “adiós”, sino un “nos vemos pronto en Ibiza”!!

Sai Daeng Beach

Era nuestro último día cuando Paloma y yo decidimos ir a esta playa. Ko Tao nos hizo fiesta sorpresa de despedida ya que descubrí mi sitio favorito de la isla, un solo resort de muy buen gusto que respetaba la idílica playa de agua transparente y, al mismo tiempo, le ponía banda sonora a ritmo de Nicolas Jaar. Pero la mejor despedida no sólo nos la dio la playa, nos la dio el precioso tiburón que casi pudimos rozar a un metro de nosotros. No tengo palabras para explicar la belleza de tal animal, pero una foto sí.

En la galería final podrás encontrar más fotos de los tiburones.

Cómo llegar: Dirígete dirección Shark Bay. En el cruce final, dirígete hacia el camino de la izquierda dirección a Sai Daeng Resort Koh Tao.

Dato: Una vez más, cuidado con la moto a la salida de la playa. Al salir de ésta en taxi había un sonriente chico que nos saludaba camino cuesta arriba. En uno de sus gestos de saludo y “sonrisa profident” no sabemos cómo pero acabó derrapando y cayendo en una cuneta del arcén de tan segura carretera. Al chico no le pasó absolutamente nada así que las carcajadas fueron sonadas.

Ko Tao Oeste

La zona oeste de Ko Tao es ideal si buscas ocio ya que en ella se encuentra la mayor parte del turismo de la isla. Éste implica restaurantes, discotecas, mercadillos y, en general, más ocio. Es el sitio donde debes ir si buscas fiesta. Desde Mae Haad Bay hasta el final de Sairee Beach podrás encontrar muchas opciones donde cenar o tomarte una copa. Mi preferido Leo Beach Bar by The Rock y Victors donde por la noche, aparte de los peligrosos buckets, podrás disfrutar de espectáculos de fuego. Allí comenzó nuestra movidita noche. A ritmo de la Macarena y Shakira, rápidamente pensamos en el fracaso que se avecinaba. Parecía que leyeron nuestro pensamiento ya que, rápidamente, empezó a sonar “Bass Music” y con ésta los cubos de vodka. No sé que más añadieron al bucket porque yo, que no soy muy de compartir babas, me lié con media discoteca y Paloma, que sí que es de compartir, no sé donde acabó.

Al oeste también es donde debes ir para ver la puesta de sol. Siéntate en algún sitio a eso de las 18:00, pídete algo y bienvenido a la que, por ahora, ha sido la mejor puesta de sol de mi joven vida.

Recomiendo ir a Blue Water Ko Tao donde hay grupo en directo y happy hour para esa especial hora.

Por cierto, ésta foto #nofilter

Esta isla situada en el noroeste de la isla es la joya de Ko Tao. Además de pasar un día diferente, podrás encontrar otro de los mejores sitios donde practicar snorkel. Levántate pronto y aprovecha la mañana ya que es muy turístico y bucear con 30 personas a tu alrededor no mola.

Esto se está haciendo un poco extenso así que si quieres seguir con mi interesantisisisimo espacio en “Koh Nang Yuan, Koh Tao”, podrás encontrar toda la información respecto a la isla.

Bueno queridos, se me ha ido la mano y llevo más páginas que J.K. Rowling. Dudo que alguien siga leyendo así que paso de cerrar el post describiendo lo bonito de mis días en Ko Tao y los sentimientos que surgieron en mí al despedirme de ella, no lo voy a hacer.

Quédate sólo con que Ko Tao es destino obligatorio y, a día de hoy, ha sido mi sitio preferido en Tailandia.

Ciiaaaaao

XXX

Luis Félix Loaz

Para saber más sobre Ko Tao, visita:

Koh Nang Yuan, Ko Tao

Snorkel en Ko Tao

Join the discussion 3 Comments

Leave a Reply

Categories

contact@dailyloaz.com